Facebook Slider
background
logotype
image1 image2 image3

Parque Rural de Anaga

parque rural de anaga

El Parque Rural de Anaga ocupa gran parte del macizo montañoso situado en el extremo nordeste de la Isla de Tenerife. Con una extensión de 14.419 hectáreas abarca una parte importante de la Isla de Tenerife y se ubica en parte de los municipios de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife y Tegueste. 
Se trata de un espacio abrupto con excepcionales valores naturales y culturales, que cuenta con paisajes de gran armonía y belleza, fruto de la coexistencia del ser humano y la naturaleza en un territorio agreste. 
Hoy constituye una de las principales áreas de esparcimiento del área capitalina de Tenerife y es también un gran atractivo turístico, lo que ha de servir para ayudar a preservar su población y su cultura local y mejorar sus condiciones de vida.


Cómo llegar 
Los accesos principales son a través de la carretera TF-12 por las Mercedes, desde La Laguna, y por San Andrés, también por la carretera TF-12, desde Santa Cruz. Se puede acceder en vehículo particular y en transporte público.

Qué puedes visitar 
Anaga tiene una interesante red de carreteras y de senderos que nos pueden acercar, en coche, en guagua o caminando, a lugares con excelentes panorámicas, rincones naturales de belleza espectacular o conocer sus numerosos y pintorescos caseríos y participar de las formas de vida de sus gentes. 
En el Folleto general del Parque Rural de Anaga encontrarás una relación de los itinerarios en coche o a pie recomendados.


Qué ofrece 
Anaga ofrece un paisaje espectacular y una gran diversidad natural, resultado de la propia orografía, y por la existencia de diferentes ambientes, que van desde el más húmedo y lluvioso en las partes altas hasta aquellos de elevada insolación y escasa pluviometría. 
Esta diversidad de ambientes favorece el asentamiento de una rica y diversa naturaleza, un abanico de comunidades que alberga numerosas especies animales y vegetales, con más de 120 endemismos locales, algunos de ellos muy escasos y amenazados. 
Entre los hábitats naturales de Anaga se encuentran algunas de las mejores manifestaciones de los ecosistemas canarios. Destacan por su buen estado de conservación los bosques de laurisilva de sus cumbres, los sabinares como el de Afur o los cardonales tabaibales del extremo oriental del macizo.


Población, cultura y tradiciones 
Más de 2.000 personas viven actualmente en los 26 núcleos de población del parque. A pesar de la abrupta orografía y de las dificultades, se mantiene a través de ellas una forma singular de asentamiento humano en el territorio que aporta un valiosísimo legado cultural. 
En los primeros siglos, tras la conquista, florecieron pueblos como Taganana, con una economía de exportación de productos como la caña de azúcar y el vino. Posteriormente, las tierras de Anaga se dedicaron a productos de subsistencia y de abasto interior, una tarea ardua, que requirió el esfuerzo de construir y mantener los bancales en las abruptas laderas; de producir en condiciones de sequero y de tener luego que transportar los productos a través de las montañas para abastecer a La Laguna o a Santa Cruz. 
Por sus condiciones naturales y por el esmero de sus gentes, Anaga guarda un tesoro de variedades locales de productos que son únicos, como las papas borrallas, variedades de batatas, de ñames, de viñas y de muchos frutales, así como también muchas prácticas ecoculturales que remarcan todavía más la singularidad ambiental y cultural de esta comarca tinerfeña.


Su gestión 
El Parque Rural de Anaga se ordena y regula a través de su Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). Este documento es el marco necesario para garantizar la protección del espacio y ordenar el uso de sus recursos, al tiempo que permite impulsar y promover aquellas actuaciones que mejoren la calidad de vida de las poblaciones locales. 
Lógicamente, la conservación del Parque implica unas normas y limitaciones en cuanto a su uso y disfrute. Su cumplimiento es la mejor manera de cooperar con la gestión y conservación de este singular paraje. 
Con esta finalidad, el Parque Rural dispone de una Oficina de Gestión que permite el acercamiento y la colaboración entre los gestores del espacio y sus habitantes. Si precisa mayor información o desea hacer alguna sugerencia, no dude en contactar con el personal del Parque, su participación es vital para mejorar la gestión de este espacio protegido. 

Parque Nacional del Teide

Las Islas Canarias y el Teide, como elemento geográfico más visible, constituyeron un punto de referencia para la navegación entre el Estrecho y la costa atlántica africana desde la antigüedad. A escala mundial, el parque es uno de los pocos lugares volcánicos insulares que presenta ecosistemas zonales por encima del límite altitudinal del crecimiento arbóreo (timberline), dando lugar a dos ecosistemas únicos, que son: el retamar de cumbre y el ecosistema del pico.

El aprovechamiento de especies vegetales, del agua, la nieve y la extracción de minerales con fines diversos marcan un periodo de explotación de la cumbre que se interrumpe a partir de la creación del Parque Nacional en 1954, con la aparición del Reglamento que rige este espacio natural protegido y, sobre todo, con la Ley de Reclasificación de 1981 y el Plan Rector de Uso y Gestión del año 1984.

En 1981, el Parque fue reclasificado y se estableció un régimen jurídico especial. En 1989, el Consejo de Europa concedió al Parque Nacional el Diploma Europeo en su máxima categoría. Este reconocimiento a la gestión y a la conservación ha sido posteriormente renovado en 1994, 1999 y 2004. El área delimitada comprende una gran caldera ovoidal de 14 kilómetros de diámetro. Aunque se postulan varios orígenes para esta caldera, la teoría más aceptada explica que el sustrato se hundió debido al vaciamiento de una cámara magmática.

En total, se conocen 139 especies de flora vascular en el Parque, una tercera parte de las cuales son endémicas de Canarias. La vegetación dominante en esta zona es el matorral de alta montaña, pero también convive en este espacio la denominada vegetación fanerógama, como la violeta del Teide y, en los bordes de las fumarolas, la borriza de las cumbres. Y no podemos olvidarnos del tajinaste y su característico colorido cambiante. La fauna del parque está dominada por los invertebrados, más de 400 especies con un altísimo porcentaje de endemicidad (casi el 70%), donde los insectos son el grupo más abundante.

Como celebración del 50 aniversario de su transformación en Parque Nacional , en 2002 se iniciaron los trámites para que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo nombrase Patrimonio de la Humanidad. El día 28 de junio de 2007, tras cinco años de trabajo y esfuerzo, la organización supranacional decidió declarar el Parque Nacional del Teide Patrimonio de la Humanidad en su Convención de Patrimonio Mundial, reunida en Christchurch, Nueva Zelanda.

Canarias

Las Islas Canarias se encuentran en el océano Atlántico entre las latitudes, 29º 24' 40'' N y 27º 38' 16'' N y las longitudes los, 13º 19' 54'' O y 18º 09' 38'' O.

Está a 97 kilómetros del continente africano y a unos 1.400 kilómetros de la península Ibérica. Se encuentra en el huso horario del meridiano 15º. Estamos ante un archipiélago de origen volcánico con siete islas mayores (Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura) y seis menores (Alegranza, La Graciosa, Montaña Clara, Lobos, Roque del Este y Roque del Oeste). Todas las islas menores suman 114 kilómetros de costa. Canarias tiene una superficie de 7.447 km2, y sus costas tienen una longitud total de 1.583 kilómetros. En el censo del 2001 tiene 1.694.477 habitantes, lo que da una densidad media de 228 h/km2, muy por encima de la media de España (81 h/km2).

Canarias comprende dos provincias: Las Palmas, que engloba las islas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote; y Santa Cruz de Tenerife, con las islas de Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma. Además, cada isla mayor está considerada como una unidad administrativa que está gobernada por un cabildo insular. Se convirtió en comunidad autónoma el 10 de agosto de 1982. La capital de la comunidad autónoma está compartida entre las ciudades de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. Sólo tiene por idioma oficial el español.

 

Relieve de Tenerife

Tenerife es la mayor de las islas Canarias tiene una superficie de 2.034 km2 y 342 kilómetros de costa. Se trata de una isla montañosa, en la que se encuentra el pico del Teide (3.718 m), la mayor altitud de España. Tiene una forma triangular, ligeramente alargada hacia el nordeste. Se encuentra en el centro del archipiélago. Tuvo su última erupción en 1909: la erupción del Chinyero. Es la isla de mayor complejidad geológica. Posee parajes con mucha personalidad como Anaga, el monte de La Esperanza, el valle de la Orotava o la dorsal de Pedro Gil (cordillera Dorsal). No obstante, el núcleo central de la isla son las Cañadas del Teide, que es una gran caldera volcánica. El relieve de Tenerife se organiza en torno a tres macizos: Anaga, Teno y Adeje; la dorsal de Pedro Gil y el edificio central.

Anaga ocupa el extremo nororiental. Tiene una dirección predominante NE-SO. Consta de una serie de valles profundos y angostos de corto recorrido, separados por estrechos

Especies de fauna

Tenerife alberga innumerables especies animales autóctonas y muchas otras que han encontrado su hábitat ideal en la Isla y sus aguas.

 

Águila pescadora 

 

El águila pescadora o "guincho" es una de las rapaces más raras de Canarias y se encuentra en peligro de extinción. Su población en Tenerife es muy escasa, por lo que se debe proteger estrictamente su área de cría para evitar que desaparezca. Entre las costumbres del águila pescadora destaca la forma en que consigue sus presas lanzándose hacia el mar con las patas extendidas, sumergiéndose a veces totalmente. Se trata de un ave de vuelo silencioso, a la que sólo se oye en su área de nidificación y alimentación.

 

Calderón tropical 

A escasas millas de la localidad turística de Los Cristianos, en el sur de la Isla, se encuentra una de las colonias de calderones tropicales más importantes.

Como su nombre lo indica, posee las aletas más cortas que el calderón común. Su coloración es negra a gris oscuro. Posee algunas manchas blancas en la zona ventral. Los machos son más grandes que las hembras y tienen el melón más desarrollado. Los machos miden alrededor de 6 y 6,7 m y las hembras de 5 y 5,5 m con un peso de entre 1.000 a4.000 Kg.

 

Canario 

 

El canario es una especie endémica de la Macaronesia, zona en la que están incluidas las islas Canarias y las de Madeira y Azores. Es común ver ejemplares de esta ave y oír su distintivo canto en los campos de cultivo, pinares, barrancos y cardonales-tabaibales de Tenerife, donde se alimenta de semillas y frutos. Hace su elaborado nido en pinos, brezos, laureles y otros árboles y en él deposita de tres a cinco huevos.

 

Cleopatra canaria 

 

En Canarias viven más de 500 especies diferentes de mariposas, 26 de ellas diurnas. La cleopatra canaria es una de ellas y constituye uno de los endemismos del archipiélago. Es una mariposa grande que tiene una envergadura alar de entre 60 y 68 milímetros y habita en las zonas de laurisilva y fayal-brezal. Sus alas presentan un llamativo color entre amarillo y naranja que es más pálido en las hembras mientras que en el macho la superficie externa es naranja con un ocelo del mismo color en cada una de ellas.  La parte interna de las alas, especialmente las posteriores, presenta una coloración más verdosa con los ocelos marrones y el borde rojizo.

 

Delfín mular 

 

El delfín mular o delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) es una especie de cetáceo odontoceto. Su naturaleza sociable y su inteligencia lo convierten en la estrella de muchos espectáculos. En estado salvaje, estos delfines viven en grupos de hasta 10 ó 12 individuos. Se sirven de un sistema de eco localización para localizar su alimento y, a menudo, cooperan entre ellos para acorralar a sus presas. Frecuentemente surcan la estela dejada por los barcos y, a veces, se acercan a los nadadores y los dejan jugar con ellos.

 

Lagarto moteado 

 

Especie en peligro de extinción debido a su limitada área de distribución y el bajo número de ejemplares cuyo hábitat se encuentra en los acantilados. Este lagarto pertenece al grupo de reptiles con glándulas venenosas. Es de gran tamaño alcanzando, hasta 90 centímetros de longitud y pudiendo pesar hasta cuatro kilogramos. Su piel es negra con pequeñas manchas en color amarillo o naranja y recubierto de escamas.

 

Orejudo canario 

 

El murciélago orejudo canario, (Plecotus teneriffae), es un murciélago de la familia Vespertilionidae, de mediano tamaño es muy parecido a Plecotus austriacus, con una coloración más oscura y de mayor tamaño. Los jóvenes son más oscuros que los adultos. Las orejas miden unos 40 mm, tienen un tamaño de cuerpo entre 40 a46 mm, siendo las hembras más grandes

 

Paloma rabiche 

 

La paloma rabiche (Columba junoniae) es una especie de ave columbiforme de la familia Columbidae. Es junto con la turqué una de las dos especies de paloma endémicas de la laurisilva canaria. La paloma rabiche se considera, según una ley del Gobierno de Canarias, el símbolo natural de la isla de La Gomera, conjuntamente con el Viñátigo

 

Paloma turqué 

 

El plumaje de la paloma turqué es en general de color gris muy oscuro, casi negro. La zona del cuello aparece irisada, con brillantes tonos violetas y verdes. Mientras que el pecho presenta una suave coloración rosada. En la cola destaca una franja transversal -de un gris pálido- muy característica de esta especie. El joven es más pardo y apagado que los adultos. Además, su pico grisáceo se torna rojizo con la edad. Entre los enemigos de esta paloma destacan las ratas y los gatos domésticos, que predan habitualmente sobre los nidos. Incluida en el convenio de Berna y en la directiva Aves.

 

Pardela cenicienta 

 

La Pardela Cenicienta  Calonectris diomedea es una de las de mayor tamaño. La cabeza y la espalda son de color gris marrón, pero intensificando el color marrón oscuro en la espalda, obispillo y dorso de las alas. Los ojos tienen un anillo blanco que, sólo puede ser observado de cerca. Los carrillos y lados de la cabeza son blancos manchados de gris como los flancos. El vientre, garganta y parte inferior de las alas son de color blanco puro. La cola es marrón oscuro como las alas. El pico es amarillo con los tubos nasales muy desarrollados. En esta especie puede distinguirse la hembra del macho relativamente bien, por tener ésta el pico más fino. Aunque a distancia su diseño puede ser confundido con el de otras pardelas, sin embargo, el mayor tamaño es una distinción segura. También es visible el borde posterior de las alas, muy oscuro, casi negro, y que es una buena característica para la identificación.

2018  Mudarse en Tenerife   globbersthemes joomla templates